sábado, 24 de agosto de 2013

El amor como agujero negro

Deslizándose cae el telón de un nuevo acto que culmina, Alargando más esta triste obra, que sé, aquí no termina. Estelares van y vienen sin sentido concreto, Numerosas escenas giran y estallan creando un grotesco cuento. ¿Alguien preparó un libreto? Nadie me dio un guión, ¡Vaya si es por eso que lo llaman... improvisación! Intenso público que hace de juez: grita y aplaude, Cantan, ríen, lloran, añoran; y nadie se siente cobarde. Todo es fácil de juzgar ahí, desde su asiento; O sin enfrentarse a la acción ¡qué fácil es estar contento! Rencores, sentimientos, impulsos y temores; Intenciones, emociones, enojos y dolores. Ahí sentados todos, tantos espectadores Rostros que miran y gritan, desde mis interiores. ¿Alguien capaz de improvisar con esa clase de público, Mostrando sobriedad, o ser, con aplomo, el único? Intenta no juzgarme por amarte, si no conociste mi audiencia; Rascando en mi interior ¿quién conoce de prudencia? Es que no hay a quién culpar de una situación como la nuestra, Zozobra es lo que causa tan grotesca obra maestra. Este es mi papel, y he de enfrentarlo con furor, Solo estoy, ¿hay un doble de mí... que comparta mi dolor? Pensando caer en las estrellas, apunté hacia la luna; ¿Acaso fui a pensar que con algo de fortuna, Rozando alcanzaría a tocar siquiera una? Zambulléndome en negrura, comprendí que habría alguna... Antaño siendo estrella, convirtióse en agujero negro... ¡qué inoportuna!

2 comentarios:

Elly dijo...

Me ha parecido un buen texto para el Reestreno del blog. Contiene ese toque amargo que tanto me gusta leer.
Interpretar en la vida es una de las cosas más difíciles de hacer para algunas personas.

Un placer volver a verte circular por aquí ;)

Danielov dijo...

Achis, ¿pos a qué hora posteaste esto, que ni cuenta me di?
Saludos.