lunes, 12 de abril de 2010

Todos los niños algún día creceremos...

Durante mi corta, tortuosa, pero al mismo tiempo aburrida, lenta, aunque también maravillosa vida, he sufrido numerosos reveses. Y por supuesto, podríamos decir que unos de los más dolorosos, son los desaires amorosos. Sin embargo, y a pesar de que, como dice el dicho, “No hay bonita sin pero, ni fea sin gracia; pero yo a todas las quiero por fortuna o por desgracia”, hay algo de lo que no me recuperaría jamás: Que me quiten el amor y la compañía de los niños.

Y no, no sean puercos ni malpensados (digo digo, para los que lo pensaron claro, y si es que lo pensaron). Me explico: Tengo varios conocidos y amigos que tienen hijos pequeños, algunos son bebés todavía, y otros ya son un poco más grandes. Estos últimos días he tenido mucho trato con ellos, e incluso, me ha tocado ser niñera (y he descubierto que soy bueno para eso, ¿eeeh?, por si les interesa mi servicio), y me he puesto a pensar mucho al respecto: si bien soy el Enemigo público porque –como he manifestado en ocasiones anteriores—la gente se está portando muy mal, dejando de lado todos los valores, y sobre todo la cualidad del amor fraternal; jamás, pero jamás, sería enemigo de un niño.

Los niños son maravillosos, y seguramente todos lo fuimos cuando teníamos esa edad. Nada nos inquietaba, y si definitivamente había algo que llegara a romper con nuestra felicidad, simplemente llorábamos y listo. Después de 5 o máximo 10 minutos de pucheros y lágrimas torrenciales, se nos olvidaba el problema que, por supuesto, ya estaba arreglado por mamá, papá o aún mejor, abuelita. Y ahora –al menos en mi caso personal--, aunque tenga ganas de llorar, de desfogar mi furia, tristeza, enojo, desepción, impotencia, y un repetitivo etcétera, en las lágrimas, me es material y físicamente imposible. Tengo días queriendo llorar, y no puedo.

Aún más, a esa edad siempre preguntas el por qué de las cosas y el cómo o el dónde. Y todavía lo hacemos, pero la gran diferencia es que, de niños, no preguntamos para JUZGAR, si no para APRENDER.

De niño no eres racista por tí mismo, porque si a caso lo llegaras a ser, es porque imitas lo que tus padres hacen, y no por tus convicciones (y con “racista” no me refiero a la discriminación étnica únicamente).

Precisamente ayer fuimos a un parquecito que está en Canteras de Todos los Santos (y es que, hay Canteras de San Javier, San José, San Jorge… y no sé que tantos más), a una pequeña convivencia. Entre todos los invitados obviamente estaban los niños a los que hice referencia antes. Pues bien, hay una niña de 10 años que acabo de conocer, tendrá tal vez unas 3 ó 4 semanas de haberla conocido, con la que estuve la mayor parte del tiempo. Pero lo que me llamó más la atención, era ver la inteligencia de la niña, la calidez y cariño con que sentí que me trataba, la delicadeza y habilidad con la que me guiaba por todas partes a donde íbamos; y eso que no lo había hecho nunca.

Bueno, el caso es que me puse a pensar todo el día, y parte de la noche (hasta que pude dormir) de ayer, en aquellos maravillosos y magníficos días de la infancia. De ahí la razón de esta entrada. Piénsenlo de verdad: ¿qué hay más hermoso que el corazón, los sentimientos, el pensamiento y el punto de vista de un niño?

*****

Pasando a otro orden de ideas, les comunico que –debido a una indisposición, y más específicamente una crisis de confianza del autor de este blog—yo estaré escribiendo aquí por tiempo indefinido. El susodicho autor me encargó la tarea de mantenerles entretenidos con mis escritos por el tiempo que sea necesario para su recuperación. Así es, es el mismo cuerpo, las mismas manos, y tal vez la misma mente que han estado escribiendo hasta ahora, pero no soy la misma persona de antes. A veces lo que sucede en el cotidiano andar de los días –o bien lo que no sucede o deja de ocurrir muy drásticamente--, hace que la gente varíe un poco su comportamiento habitual. Por lo cual, si notan una extraña modificación en el estilo de mi redacción, ahora entenderán.

No sé si tenga el valor para expresar lo que sucede o no sucede aquí en el blog, pero de cualquier forma, trataré de que afecte lo menos posible a este pasatiempo tan genial. ¿Por qué dejar que cosas externas afecten a uno de mis pasatiempos favoritos?

Bueno, ya basta de lloriqueos. Tengo que retirarme en contra de mi voluntad. Las ideas huyen despavoridas de mi cabeza, y se esconden bajo mi cama donde no las alcanzo. Tal vez allí mismo es donde resida el ratón ladronzuelo del otro día. No sé, quizá tenga que hacer limpieza a fondo en ese lugar porque, el otro día que me asomé, pude encontrar todo tipo de artilugios extraños en ese recoveco: estaban las pantuflas de hace 10 años, que creo que ya tenían champiñones y no solo hongos, estaba una bocina de grabadora vieja, un calcetín roto, una moneda de 5 centavos, un balón con la que los mayas jugaban al juego de pelota, algo que por su olor y aspecto me di cuenta que debió de haber sido comida alguna vez, la segunda pista de Blue, mi hermano, y otras cosas de menor importancia.

En fin, retírome.

7 comentarios:

Danielov dijo...

Ámonos a echarnos unos vasotes de Cal-C-Tose oyendo canciones de Chente, mi hermano, para ahogar nuestras penas.

De no ser que considero una crueldad tener niños pa como están las cosas ahorita, me animaba a tener niños para chiquear. De no ser...

Cuídese.

Paola Alchemist dijo...

¡Hola!
¡Uf! Llora David, llora, jeje en fin, me gustó la entrada, pero no dejes de escribir, me vas a ser enojar (jaja, no te creas. Yo la verdad no soy buena con los niños, me sacan de quicio muy rápidamente, pero si son nada más para verlos un ratito esta perfecto. Gracias por el comentario de mi blog, en verdad me gustan por tu sinceridad.
En fin... te dejo sino me regañarán por usar tanto tiempo la compu.
Chau ^^
PD. Ya no me vas a echar a tu chihuahua, ¿verdad?

@|f0 dijo...

Jelou mr Daivid....

diciendote asi las verdades, me sorprendio este post... me abriste el apetito para seguir leyendo tus posts, asi que pues ya me tendras aqui entre tus seguidores... no dejes de escribir, que la neta, vas muy bien...

saludos a tochos

Anónimo dijo...

Hola! Yo no se como me animo a expresar mi punto d vista aki, pero weno, debido a la insistencìa d nuestro atìpico adolecente, y a darme cuenta dbido a una pelicula, que por cierto les recomiento a los amantes de la cocina y a los que no lo son tambien, jeje... Se llama Julie & Julia, basada en dos historias reales (perdón, perdón, ya vez porque no queria escribir David, luego no hay quien me pare) y ps en la trama Julie hace 1 blog y en un inicio pues si se agüita por que nadìe escribe, sólo su mamà para desanimarla, pero despues las cosas cambian, pero, me di cuenta, de que es muy importante que sepas que tus palabras tienen importancia y sentido para mì, asi que decidì dejar de ser de que solo lee y calla (de cada 1 que comenta hay 10 que no. Maso, ve la peli;D)
Y dejando atras mis razones, de salir del SILENCIO, SILECIO EH, jeje... Es muy buen punto, pues Jesucristo mismo, escribio sobre ellos, hay mucho que aprender de ellos, por eso hay algo muy escensial que debemos hacer, y que yo en lo personal he olvidado, tomarlos en cuenta, abordarlos, etc. Quiza debido a que, ya olvide cuando era niña, (en la era precambrica) los ignoras...
Perdon por extenderme tanto, pero bueno, no digas que no te lo adverti. Pero, bueno, bueno ya ahi le paro. Solo una cosita màs: Eres muy bueno, asi que por favor: NO DEJES DE ESCRIBIR!!!

-DwK- dijo...

que eh de decir?
estoy totalmente de acuerdo con la primera parte
la verdad no sabes cuanot decearia ser niña de nuevo, no decear mas cosaq qe algun dulce, no tener preocupaciones, saltar y cantar sin preocuparme por nada, absolutamnete NADAAAAAAA!
no tengo animos
perdoname
biie
atte: -DwK-

srx dijo...

en el post "mi musica, mi mundo", puse que me encantaba esa canciòn, pensando en que sòlo habìas subido un video a ese post... ahora me doy cuenta de que es un reproductor, y me referìa a la canciòn "i can't help myselft". tmb me gusta la que escucho ahora, de ska: "todos los niños algùn dìa creceremos".

srx dijo...

perdòn por escribir hasta hoy que iniciò oficialmente la feria (sabado 17); apenas me he dado tiempo para las ociosidades. precisamente esta mañana estaba pensando en lo genial que serìa volver a ser niña, al menos por un dìa... y em hiciste recordar que tengo unos videos con niños, que aparecen jugando, ensuciàndose con lodo... algo asì como un taller o no se què en la UAA... en fin. y llevo un chin... sin editarlo. muchas labores y demàs ociosidades. te dejo. y sigue posteando. como siempre, hago la invitaciòn a mi blog para que comenten, ya que no hay muchos que lo hagan (con respecto a lo que decìan que 1 de cada 10...). se aceptan tambièn sugerencias para mejorar el blog.