martes, 20 de abril de 2010

HONOR Y CODICIA

PARTE I

En la casa de Silvano.
Entran Casimiro y Silvano junto con algunos servidores:

-Pobre del que se atreva a desafiarme
y entonces a un duelo me rete.
Aunque será mejor que antes vaya a confesarme
por si el infeliz me diera un golpe y me mate.
Dijo Casimiro con aire resuelto.
-Y todo por su empeño en criticar lo que digo.
Pero… tal vez sea mejor morir, y no vivir,
y caer al suelo cual maduro hígo,
para entonces no tener más que decir.
-Hermano y amigo mío:
¿No ves que le das mucha importancia,
hasta el punto de llegar a un desafío
en algo que no tendría por qué tener trascendencia?

Lo reprendió suavemente Silvano mientras le daba unas cariñosas palmaditas en el hombro.

-Tú como yo no piensas,
porque el hombre debe defender su dignidad.
Máxime cuando se ponen en duda sus creencias,
y reducen sus opiniones a la oscuridad.
Aunque en ello le vaya la vida,
es el deber de un verdadero caballero:
creer en sí mismo y trepar por la subida,
derribando obstáculos y únicamente acompañado por su escudero.

Al decir aquello, Casimiro tomó sus armas depositadas sobre una mesa y salió intempestivamente. Silvano quedó solo mirando a la nada y se hundió en sus pensamientos:

-Yo sé que no tiene sentido,
batirse así por lo que alguien dijo.
Pero él así no lo ha comprendido,
y luchará con el culpable hasta que alguien muera de fijo.
Admírolo por su entereza y fuerza,
cualidades que en mi persona brillan por su ausencia.
Necesito imitarlo y tener en mí confianza,
y hacerme de más cualidades para tener, de ánimo, presencia.

Poniéndose de pie se encaminó a la salida, con la firme resolución de hacerse más fuerte de espíritu y personalidad.
Salen todos.

PARTE II
Sobre una calle principal del pueblo:

Entran Silvano y un sirviente.

Al momento, llegó un criado corriendo y haciendo ademanes y aspavientos para llamar su atención. Cuando llegó a su lado le dijo:

-Mi señor, había mucha gente en la plaza, justo en el centro,
y yo quise acercarme para ver cuál era el motivo.
Cuando llegué, entre la gente, hasta adentro,
descubrí que iba a batirse alguien con quien convivo.
Entonces vine a informártelo porque es de tu interés,
saber que tu amigo Casimiro está por cruzar espada con don Andrés.
Por tanto, deberías levantarte y darle prisa a tus pies,
y trates de detenerlo si es que todavía hora es.

Silvano quedó pensativo por un breve instante, que al criado le pareció eterno. Creía que al mismo momento de escuchar la noticia saldría corriendo para alcanzar a impedir lo inevitable. Sin embargo, luego de meditar, Silvano solo se puso en marcha a paso firme sin decir palabra, mientras pensaba:

-Sé que no voy a persuadirlo de sus propósitos,
y menos luego de que atacaran su postura tan cruelmente.
Pero iré ha presenciar el duelo para ver si por sus méritos,
logra derribar a su rival y le da muerte justamente.
En caso de no suceder así, y él sea el caído,
yo atestiguaré que lo hizo por su honor.
Diré que la sangre que hoy habrá fluido,
será la sangre de un caballero… un caballero que por mucho fue el mayor.

Una gruesa y oscura lágrima rodó por su mejilla sin que nadie lo advirtiera. Y entonces se aproximó al lugar indicado.

Salen todos.

PARTE III
En la plaza pública del pueblo:

Entran Casimiro, Silvano, Don Andrés, criados y extras.

-¡Amigo! Bien sabía yo que vendrías,
aunque de acuerdo con mi decisión, no estarías.
Pero ahora todo está dispuesto y el escenario completo,
y veremos quién levanta la mano y saluda a helios erecto.

Casimiro y Silvano se abrazan fuertemente, y ambos corazones se unen en sentimientos. Entonces, Casimiro con un hilo de voz, indica a su amigo:

-No hay persona más correcta ni gente más idónea,
a quién pueda yo encomendar el cuidado de mi casa y familia.
Tal vez caiga en esta batalla y de la tumba cruce la línea,
y ellos no tengan donde encontrar mayor filia…
Entonces lo interrumpió Silvano:
-Amigo, tú no tienes de que angustiarte ni por qué preocuparte,
porque eso no será ninguna carga, para mí, adicional.
En caso de suceder tu muerte, mi única tarea será llorarte,
además de cuidar de tu casa, tu familia y tu maizal.

Entonces llegó la hora del duelo, y todos se quedaron expectantes a la voz de iniciar. Sin embargo, antes de comenzar, Casimiro aún quiso decir unas palabras a su rival:

-Quiero que todos lo sepan y que a ti también te sea obvio,
que esta pelea no es por algún asunto sin importancia.
Que yo no cometí ningún pecado, ni hubo algún agravio,
al expresar mi opinión, aunque hubo en tu creencia diferencia.
Solo que tú sí decidiste agredirme,
y no esperaste el tiempo indicado,
en que hubiera confidencialidad para hablar lo que querías decirme,
así que por eso tu ausencia de modales y tu boca te han condenado.

Respondió indignado Don Andrés:

-¿Crees que en este caso tú serás el vencedor?
¿Como si yo fuera un niñito y en el manejo de la espada un principiante?
Tu confianza excesiva te ha puesto en un error,
por lo que te daré muerte con una estocada ingente.
Te hice ver que tu corazón estaba equivocado,
y yo, como persona mayor, tenía el derecho de mostrarte el camino.
Pero tú sin respeto mi consejo has rechazado,
y ahora morirás y caerás a tierra como vil porcino.

-Creo que ya basta de vanas palabrerías,
porque bien sabemos ambos que no tienes razón de reprender.
Con voz alta pregonas lo que habremos o no de hacer,
pero tú padeces del defecto que porfías.

Don Andrés enrojeció de indignación, y sin más preámbulo con voz fuerte gritó: “¡En guardia!”

El duelo comenzó encarnizado, entre lo que parecían dos expertos luchadores. Tantas estocadas tiraba el uno, como las que paraba y respondía el otro.

Luego de varios minutos de confrontación, un lance de Don Andrés logró herir en el pecho a Casimiro haciéndole flaquear. Este leve titubeo, lo aprovechó muy bien aquel, para finiquitar de una vez por todas la batalla, y sin compasión se arrojó espada en mano hacia el corazón de este. De modo que definitivamente expiró, sin oportunidad siquiera de despedirse de aquellos a quienes a su corazón eran caros.

-¡Oh, desgracia y maldición caen a este pueblo!
Hemos perdido a un caballero más noble,
que sin remedio se ha desplomado en el suelo,
luego de haber recibido una estocada doble.

Gritaba Silvano desconsolado y en un mar de llanto.

-¡Qué lamentable tragedia nos acaece!
Aquel amigo tan querido que por su honor luchó,
y ahora en su derrota el enemigo se complace,
cuando las palabras firmes pero sinceras de Casimiro no escuchó.
¡Amigos del difunto!, acompáñenme pues,
a darle digna sepultura a este gran señor;
que ha sido herido de muerte por el honorable Don Andrés,
en este fatídico día que no recordaré sin evocar dolor.

Levantan en vilo el cuerpo inerte de Casimiro y sale gran parte de la gente tras los que llevan el cadáver, llorando desconsoladamente. El resto se dispersa festejando la victoria de Don Andrés.

Salen todos.

PARTE IV

En el Cementerio.

Entra Silvano, Criados con el cuerpo de Casimiro y otros.

-Aquí yacerán los restos de quien en vida,
fue un maravilloso compañero, amigo y hermano.
Nos dejará un profundo hueco su partida,
sabiendo que aún llorar su pérdida será en vano.
Bajaron el cuerpo de Casimiro a la tumba ya preparada, con múltiples sollozos de todos los presentes, y un desgarrador llanto de su amigo y confidente Silvano, quien pronunció las últimas palabras con un nudo en la garganta.

Luego de haberlo enterrado, se colocó su lápida con el epitafio que rezaba así:
“La tumba de un hombre que ha defendido,
sus valores y convicciones hasta morir.
que con el valor como de un mitológico caballero ha contribuido,
a que podamos considerarnos orgullosos de nuestro sentir.
amado padre esposo y amigo: Casimiro.

Salen todos.

PARTE V

En casa de Don Andrés
.
Entra Don Andrés:

Meditando, habla para sí mismo.
-¿Así que peleó por defender su honor de caballero?
Y ahora perdió la vida y para lo demás poco tiempo falta.
El infeliz no intuyó mi plan verdadero,
de quedarme con su casa y su fortuna que es tanta.
Tal vez esto sea de mi parte un tanto injusto,
pero su padre al echarme en desgracia no se tentó el corazón.
Ahora lo que por justicia me pertenece recupero con gusto,
así como hace años ya, para mí no hubo compasión.

FIN


Escrito por: David Martínez.

8 comentarios:

Danielov dijo...

No sé por qué me recordó los escritos de don Enrique Gallud Jardiel, nieto de Enrique Jardiel Poncela y también blogger (http://humoradas.blogspot.com).

Claro que a él le caracteriza un estilo algo más cómico (como descendiente de un gran autor de comedia teatral que es), pero suele pergeñar historias por el estilo.

Ahora bien, personalmente esperaba un clímax algo... pues... menos predecible, digamos. Hay un dejo demasiado obvio en el desarrollo de la historia que permite deducir a dónde se nos lleva.

Siempre escribir ficción resulta un reto, y más si se hace en verso. Por eso yo no lo hago, jejeje.

Saludos. Ahí la llevamos.

Anónimo dijo...

Holas!
Ah!!!! Pobre Casimiro! Cayo redondito!
Oye, oye. No sabia que tambien eras escritor teatral! Wow! Muy bien!
Nada mas tengo 1 pregunta: ¿En que tiempo se desarrolla la historia? ¿Cual fue la discucion, osea cual fue el tema en que chocaron y le costo la muerte al Casimiro? Y ¿En que lugar se desarrolla la historia? Dato importante y que siempre menciona shakespeare, por ejemplo, es el unico que he leido, jeje...
Pero, por los nombres, y algunas caracteristicas de los personajes, como el hecho que tenian maizales, me suena a que se desarrolla aqui en mexico en la epoca de la revolucion, o algo asi? Pero el hecho que sean diestros en la esgrima, pues como que si me saca de onda, pero weno tu luego me explicas ok?
Y te puedo hacer una muy humilde sugerencia?
Espero no te moleste, podrias añadir un romancillo? Jeje... Un amor imposible, o algo asi, le añade màs emocion, weno digo yop! Jiji...
Parece que soy de hacienda, verdad? Con tanta pregunta, pero weno, ya que!
Saludines!!!
Me gustaron tus rimas

Danielov dijo...

Esto también es un buen punto, según hace notar el comentario anterior (anónimo, curiosamente)...

El contexto general pareciera que se desarrolla en una Europa renacentista, por la defensa del "honor de caballero" y tal; luego, se habla de maizales. ¿América ya había sido colonizada como para que los hubiera? ¿El maíz ya era un cultivo endémico de Europa? ¿Se desarrolla, acaso, en la América Colonial?

Bastantes cosas por enterarnos. De rato.

El enemigo público dijo...

Ok, no soy muy dado a publicar comentarios en mi propio blog acerca de mis propios escritos pero esto lo vale.

En primer lugar, la idea es que la historia es simbólica ¿respecto a qué? a lo que al lector le dé la gana. No pretendí darle una historia completa en ese sentido para que cada quien le asignara las sircunstancias que gustara.

En segundo lugar, la historia sí se desarrolla en europa, pero no existe un escenario en especial, y el hecho de que se hable de un (porque fue solo uno) maizal, no indica nada. Existen numerosas tierras donde se acostumbran, y no únicamente en américa.

Ahora bien, no es una obra que precise continuación, únicamente me inspiré en un momento dado y se me ocurrió escribir una pequeña historia en rima y verso. Solo por ocio...

En fin, de ahí en más, espero que les haya gustado, y tengan en cuenta otra cosa: yo tengo más el estilo de periodista, y en este tipo de género soy novato, así que no les sorprendan mis deficiencias.
Saludos y mil gracias por su adherencia a mi blog a pesar de mi falta de capacidad para escribir en algunos géneros o aspectos.

Anónimo dijo...

jaja...
Uy! Esto se puso weno, cuanta controversia!
Gracias por contestar a mi pregunta, tons ya se que fue en Europa, renacentista, como completo Danielov. Y pues weno ni modo, me quedo con las ganas de la continuacion...
Pues, que bien que expirementes con varios generos literarios, te felicito! Los tropesones, te lastiman, pero te enseñan mucho! Asi que tu sigue haciendola a la cristobal colon, descubriendo nuevos mundos literaros, en tu cabeza.

GRACIAS!!!!
~*~*~*~

~·...Paola...·~ dijo...

Qué tal... siempre llego tarde... en fin, ¡buaa!, creo que no queda nada que decir... antes de comentar no había leído los demás comentarios (cielos, qué redundante), tenía casi las mismas aclaraciones y críticas... pero en fin... simplemente te diré que me gustó, aunque si esperaba otro final.

Sigue escribiendo, no te desanimes.
Chau

Anónimo dijo...

Aaawwww!! Pobre David, por qué me lo atacan tanto??
Hubieran visto lo emocionado que estaba por publicar su pequeña obra, se sentía "realizado" por escribir algo diferente y, sopas!! resultó que tenía muchas deficiencias...
jejejejejejeje

Bueno, por mí no se detengan... Alguien tiene otra crítica que hacer????


Cma

Krstn dijo...

¿Por qué me ignoraaann?

Snif.